Publicación quincenal gratuita · Mallorca · Menorca · Ibiza · Formentera ·

 

Mallorca
EL TRABAJO EN RED DEL TEJIDO ASOCIATIVO (23/11/2007)
Desde la Coordinadora de ONG de Desarrollo de las Islas Baleares (CONGDIB) apostamos por el encuentro y el trabajo en red entre las nuevas asociaciones creadas por la población inmigrada y las asociaciones que surgieron a partir de la década de los 70, vinculadas a la emergencia de la industria turística, a su demanda de mano de obra y al proceso de llegada de población inmigrada desde la península y desde las áreas rurales de la mismas islas.

La ciudad de Palma se expandió a través de las barriadas periféricas, formadas por viviendas baratas, sin servicios y sin urbanizar. Además, en la primera mitad de esa década, aún vivíamos bajo una dictadura militar y las asociaciones estaban prohibidas, lo que obligó a las primeras agrupaciones de vecinos a trabajar prácticamente en la clandestinidad.

La demanda de servicios y mejoras en los barrios y la lucha por unos Ayuntamientos democráticos fueron los elementos de cohesión del movimiento asociativo, formado por asociaciones de vecinos, de jóvenes, de actividades culturales y deportivas, de padres y madres de alumnos, de defensa del patrimonio natural, de la lengua y de la cultura, etc. Ya con la democracia consolidada, surgieron asociaciones que podríamos llamar de segunda generación, como las ONG de Cooperación al Desarrollo, las de la Tercera Edad, las sociosanitarias y otras.

Por encima de las diferencias, el objetivo común ha sido participar en el diseño y en la construcción de un territorio (pueblo/barrio/ciudad) más humano y más habitable. Históricamente, el movimiento asociativo ha combinado en general la denuncia de lo que consideraba incorrecto con la propuesta constructiva, en parte dirigidos los dos tipos de intervención hacia las instituciones y realizados, unas veces directamente con recursos propios y otras mediante subvenciones para la realización de actividades ciudadanas.

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma popularizó conceptos como “los barrios también son ciudad”, “de vecino a ciudadano” y “la ciudad que queremos”, para evitar la marginalidad de las barriadas periféricas y hacer realidad el derecho a la participación activa, responsable y comprometida. El fruto del esfuerzo y del trabajo de las asociaciones ha sido la conquista de muchos de los servicios públicos que hoy se pueden disfrutar. Parte importante del trabajo asociativo también ha sido la creación de nuevos valores socioculturales, de identidad y de cohesión social y la creación de espacios para la convivencia, el encuentro y la participación activa de los vecinos.

Sin embargo, en los últimos años se ha producido un debilitamiento del tejido asociativo tradicional, como resultado de múltiples factores. Por un lado, hay una pérdida de valores colectivos y un aumento importante del individualismo, por otro lado, los recursos institucionales que se destinaban a potenciar las actividades socioculturales y formativas realizadas desde las asociaciones se desviaron hacia empresas. Este hecho ha potenciado el consumo de actividades como forma de satisfacción individual, pero sin proyecto colectivo de referencia. La actividad sociocultural subvencionada a las asociaciones prácticamente se ha reducido a las actividades festivas. Otro factor importante del debilitamiento de las asociaciones ha sido su fragmentación y división.

En esa situación de crisis de las redes sociales en los barrios empieza a llegar la población inmigrada, que crea sus propias asociaciones como forma de canalizar sus necesidades, como son la gestión de toda la documentación exigida a los inmigrantes, la orientación de quienes van llegando, la reproducción de costumbres propias, el encuentro entre iguales, etc. Sin embargo, cada día es más evidente la necesidad de que el viejo y el nuevo tejido asociativo se encuentren para afrontar el reto de la convivencia intercultural en los barrios y en la ciudad. Ese encuentro, que es complejo y todo un reto de futuro, bien gestionado, puede ser una forma de fortalecimiento del tejido social, de fomento de valores colectivos y solidarios, de revitalización de vida ciudadana.

Es necesario fomentar el trabajo en red, cada uno con su propia identidad, con sus propias aportaciones, pero sobre la base de cooperar y compartir un proyecto común de pueblo, de barrio y de ciudad más habitable y más humana, en definitiva tolerante, integradora, organizada, educativa y solidaria.

Es necesario prevenir los enfrentamientos entre iguales, es decir, entre los sectores sociales de base por el acceso a unos recursos escasos para todos. La población inmigrada, que en cierta manera podría ser juzgada como competidora, pueden serlo también como un refuerzo para hacer más evidentes las carencias de recursos sociales en nuestro entorno y unir fuerzas para mejorarlos.

Desde la perspectiva de las asociaciones de inmigrantes, es necesario superar la visión de su origen para volver la mirada hacia el nuevo territorio (pueblo-barrio-ciudad) de acogida con perspectiva de proyecto global, de cooperación con las otras asociaciones existentes. Ese encuentro no se va a dar de forma espontánea, es necesario que cada parte salga al encuentro de la otra, de forma abierta y dispuesta a conocerse, a poner el acento en los puntos comunes y a construir juntos un futuro que sólo puede ser común.

Próximas sesiones de trabajo

Sábado día 24 de noviembre: el trabajo en equipo y la gestión de conflictos
Sábado día 1 de diciembre: los documentos básicos en una asociación

Centro Social de Flassaders, de 10:00 a 13:00 horas





 

José Sacristán: un policía de Baleares para la esperanza de millones de haitianos
Una familia en huelga de hambre estarán en hasta que les devuelvan a sus tres hijos
El consulado de Ecuador en Palma el primero en el mundo en trámites virtuales
Cada vez que se entra al consulado se paga 88 dólares y se le ponen más pegas burocraticas
Mustafa Boulharrak: “Algunos ciudadanos de Marruecos no han podido renovar porque han permanecido más del tiempo reglamentario afuera”
Las devoluciones en caliente se legalizarían
CaixaBank se convierte en patrocinador de los Premios Jóvenes Empresarios de Baleares
Participación masiva de cursos para personas adultas de diferentes nacionalidades
Abre en Palma sus puertas Móvilredpublic y Gameredpublic, un negocio para todos los gustos de telefonía móvil y video juegos
Mundialito en Son Moix el 15 y 16 de noviembre organizado por Baleares Sin Fronteras y Palama Futsal
Argentina campeón del torneo de la hispanidad
El sábado 25 de octubre Baleares Sin Fronteras Fútbol Club luchará por los tres puntos ante el Bunyola
Nuevo patrocinador del equipo
Baleares Sin Fronteras Fútbol Club apoya el concierto del salsero Cano Estremera
“Es un lujo tener en Mallorca a artistas de la talla de Frank Reyes”, dice empresario dominicano Ángelo Regalado
Denegaciones por falta de integración
La integración social va mucho más allá de saber el nombre del presidente de la Comunidad Autónoma
Sangre negra, hoy símbolo de solidaridad
Ecuatorianos residentes en el exterior estarán exonerados del arancel para envíos por el sistema 4×4 previo registro en el Consulado Virtual
El surgimiento del primer caso de Ébola en España es una oportunidad para que se reintegre el derecho universal a la atención sanitaria en Baleares
El presidente de YAPO dice que el Ébola no es una enfermedad que debe ser etiquetada a la raza africana
Cruz Roja promueve el acceso al empleo de las personas más vulnerables
Visita oficial de representantes del Govern balear a Cuba y República Dominicana
El Casal Argentino en Baleares desarrolla una continua
labor de difusión de actividades culturales
Distribución gratuita de alimentos para colectivos desfavorecidos
Éxito en la recogida de alimentos solidaria de la Emisora La Mega
Jo També Tic, cursos dirigidos a colectivos de inmigrantes
Compromiso del Ayuntamiento de Palma para ayudar a los parados mayores de 45 años
El Ayuntamiento de Palma pone en marcha el programa "Barridiades"
Baleares Sin Fronteras se enfrenta este sábado 11 de octubre al Porto Cristo en Son Moix



 
Baleares Sin Fronteras · Calle Sant Miguel 30, 4ª A · Palma de Mallorca · Tel. 971 720 860 · 655 20 70 19