Publicación quincenal gratuita · Mallorca · Menorca · Ibiza · Formentera ·

 

Mallorca
“Necesitamos alimentarnos para poder sobrevivir y por eso nos dedicamos a la venta ambulante en las calles” (21/06/2007)

Más fotos del artículo
Haga clic en las miniaturas para ver la foto ampliada

Susana Fernández


Si alguien me propusiera subirme a una barcaza, estar abordo ocho días y el mismo número de noches a la intemperie viajando por el océano atlántico para llegar a un lugar donde hay dinero les aseguro que ni me lo pensaría: sencillamente diría NO.

Pero mi situación, como mujer y española es de privilegio respecto a unos jóvenes senegaleses que he tenido el privilegio de entrevistar: Modou Fau (1977, Louga) y Manktar Sall (1977, Dakar), ambos tienen 30 años.

En estos días celebramos en España tres décadas de nuestra democracia. La España libre, democrática y próspera con la que nuestros abuelos y padres seguramente soñaron.

Desafortunadamente, en lugares de otras latitudes geográficas parece que el pensamiento del ser humano se hubiera estancado años luz de naciones que garantizan una vida digna a sus ciudadanos o por lo menos esa es la imagen que se vende.

África no avanza al mismo paso que nosotros. Es un continente tan cercano pero a la vez archidesconocido para millones de mortales de occidente. La masiva llegada a las costas españolas de ciudadanos de ese continente nos debería hacer reflexionar sobre la estrategia de los poderosos del planeta en la edificación de políticas sociales que beneficien a las poblaciones desfavorecidas.

Los esfuerzos por sustituir el petróleo por combustibles alternativos está ganando la atención en un mundo amenazado por el cambio del clima, la declinación económica rural y la inestabilidad en importantes países productores de petróleo. Pero esto lo dejo para otra ocasión.

A los lectores de Baleares sin Fronteras les narramos en estas páginas la historia de cómo se llega desde las costas de Senegal en cayuco a España, una de los destinos preferidos por los jóvenes africanos.

Hemos tenido la suerte de conocer de primera mano el testimonio de Modou Fau y Manktar Sall, dos de los miles de “navegantes humanos” que por estos días llegan milagrosamente a las costas de Canarias y Baleares.

Modou Fau arribó el 27 de mayo del 2006 a Tenerife. Lo hizo en cayuco, no en avión. El viaje le costó al cambio 609 euros. Tardó en llegar a España ocho interminables días, cuando estuvo en costas tinerfeñas le atendió la Cruz Roja debido al deterioro físico que casi le hace pagar con su propia vida.

Nos comenta que ha venido a España para trabajar. “En mi país no puedo hacerlo y mis padres necesitan de mi ayuda”, comenta. La teoría de que en Europa se gana dinero no es descabellada. Pero previamente se ha tenido que vivir con el fantasma del sacrificio: adaptación a las costumbres, cultura, idioma e incluso luchando contra el racismo y la xenofobia de los insensibles que nunca faltan.

El joven africano está muy convencido de su objetivo a pesar de su precaria situación: “antes de regresar a Senegal tengo que ganar dinero sino no me voy”, manifiesta.

En un comienzo a Modou lo enviaron de Tenerife a Madrid y de allí a Valladolid para finalmente recaer en Mallorca, donde viven algunos amigos suyos. Admite que le gustaría trabajar en otra cosa que no fuera le venta ambulante pero “no tengo papeles, todos mis compañeros quieren trabajar, necesitamos alimentarnos para poder sobrevivir y por eso tenemos que vender en las calles”.

Modou cuenta que para poder subsistir necesita 20 euros diarios: alojamiento, comida, transporte y otros gastos que le surgen. Por eso en su escaso español apela al sentido de sensibilidad humana de la gente de Baleares. “Tal vez si sintieran hambre o conocieran de cerca la situación de África les cambiaría la mentalidad”, concluye.

“Tengo que vender gafas de sol para vivir”

Manktar Sall no está casado ni tiene hijos. El viaje en cayuco le salió gratis, pero no se crean que salio premiado con el gordo de la lotería. Un amigo le pago el viaje al “paraíso europeo”. Así como Madou nos confesó su miedo, Manktar por el contrario se mostró muy firme en su decisión de apostarlo todo a un solo objetivo: llegar a España a como diera lugar. Por eso dice en un español enredado “soy hombre y no tengo miedo de nada”.

Relata su experiencia con total normalidad. “Estuve 36 días recluido en el centro de Tenerife, después en Málaga, de allí a Tarragona (Salou) y después llegué a Mallorca”.

Manktar era profesor de árabe en su país “Aquí vendo gafas de sol, necesito trabajar, ganar dinero y poder regresar con mi familia a Senegal”, dijo.

Hasta el momento estos dos hombres africanos se sienten muy bien tratados en Mallorca.

Manktar eligió España porque está más cerca de Senegal, se puede llegar en barca, además enfatiza que “los que regresan a Senegal cuentan que los españoles son buenas personas, amables , hospitalarios y tienen un carácter parecido al nuestro”.

“En Senegal pensé que aquí iba a ser de otra manera, los cursos de formación que estoy haciendo ahora me gustan mucho, la gente me trata bien, pero de todas maneras todo es diferente a lo que soñé”


Foto: Manktar Sall y Modou Fau




 

José Sacristán: un policía de Baleares para la esperanza de millones de haitianos
Una familia en huelga de hambre estarán en hasta que les devuelvan a sus tres hijos
El consulado de Ecuador en Palma el primero en el mundo en trámites virtuales
Cada vez que se entra al consulado se paga 88 dólares y se le ponen más pegas burocraticas
Mustafa Boulharrak: “Algunos ciudadanos de Marruecos no han podido renovar porque han permanecido más del tiempo reglamentario afuera”
Las devoluciones en caliente se legalizarían
CaixaBank se convierte en patrocinador de los Premios Jóvenes Empresarios de Baleares
Participación masiva de cursos para personas adultas de diferentes nacionalidades
Abre en Palma sus puertas Móvilredpublic y Gameredpublic, un negocio para todos los gustos de telefonía móvil y video juegos
Mundialito en Son Moix el 15 y 16 de noviembre organizado por Baleares Sin Fronteras y Palama Futsal
Argentina campeón del torneo de la hispanidad
El sábado 25 de octubre Baleares Sin Fronteras Fútbol Club luchará por los tres puntos ante el Bunyola
Nuevo patrocinador del equipo
Baleares Sin Fronteras Fútbol Club apoya el concierto del salsero Cano Estremera
“Es un lujo tener en Mallorca a artistas de la talla de Frank Reyes”, dice empresario dominicano Ángelo Regalado
Denegaciones por falta de integración
La integración social va mucho más allá de saber el nombre del presidente de la Comunidad Autónoma
Sangre negra, hoy símbolo de solidaridad
Ecuatorianos residentes en el exterior estarán exonerados del arancel para envíos por el sistema 4×4 previo registro en el Consulado Virtual
El surgimiento del primer caso de Ébola en España es una oportunidad para que se reintegre el derecho universal a la atención sanitaria en Baleares
El presidente de YAPO dice que el Ébola no es una enfermedad que debe ser etiquetada a la raza africana
Cruz Roja promueve el acceso al empleo de las personas más vulnerables
Visita oficial de representantes del Govern balear a Cuba y República Dominicana
El Casal Argentino en Baleares desarrolla una continua
labor de difusión de actividades culturales
Distribución gratuita de alimentos para colectivos desfavorecidos
Éxito en la recogida de alimentos solidaria de la Emisora La Mega
Jo També Tic, cursos dirigidos a colectivos de inmigrantes
Compromiso del Ayuntamiento de Palma para ayudar a los parados mayores de 45 años
El Ayuntamiento de Palma pone en marcha el programa "Barridiades"
Baleares Sin Fronteras se enfrenta este sábado 11 de octubre al Porto Cristo en Son Moix



 
Baleares Sin Fronteras · Calle Sant Miguel 30, 4ª A · Palma de Mallorca · Tel. 971 720 860 · 655 20 70 19